h1

Y sin avisar la vida cambia…

marzo 1, 2013

Así es… cuando menos lo esperas llega algo que hace detenerte… tomar aire y seguir adelante. Digamos que habíamos comenzado febrero con una pésima racha de resfriados en casa, comenzaba uno, seguía otro y luego el otro y cuando pensábamos que ibamos de salida zaaas!! a comenzar de nuevo; una mañana mi esposo despertó con un dolor súper intenso, la nena tenía revisión en el pediatra y yo acababa de faltar un día antes al trabajo. Mi suegra me ayudó acompañando a mi esposo al doctor (casi no podía moverse) y mientras yo llevé a la nena a revisión y luego de vuelta al trabajo.

En el camino me avisaron que lo más probable era que se tratara de apendicitis… “trabajé” 1 hora en lo que recibía confirmación de los estudios y salí volando al hospital, llegué justo antes de que llevaran a quirófano a mi esposo; finalmente la operación del apéndice fue todo un éxito pero en el camino detectaron que mi esposo es diabético y sus niveles de colesterol y triglicéridos no eran los mejores. Finalmente como siempre digo todo son pros y contras… es fuerte recibir la noticia sobre todo porque somos jóvenes y uno asocia esas enfermedades a edades más avanzadas… mi suegra al principio estaba bastante incrédula y se negaba a creerlo me decía que seguramente era un error; yo preferí decirle que era mucho mejor pensar que la genética es muy fuerte y las probabilidades de padecerlo eran muy altas… lo mejor era aceptarlo y buscar todas las formas en que podríamos ayudar.

El consejo que nadie me pidió y se los doy de todo corazón… adquieran un seguro de gastos médicos mayores… siempre esas cosas se compran esperando no usarlas nunca pero cuando algo pasa te quedas más tranquilo; ahora como la diabetes fue detectada (mucho) después de haber contratado el seguro es un padecimiento que queda cubierto a partir de ese momento… aún no termino de entender como funciona pero en teoría el tratamiento y medicamentos correrán a cargo de la aseguradora o al menos en una parte mientras mantengamos contratada la póliza. Por lo que ahora estamos en la búsqueda de un buen endocrinólogo que lleve el control de la enfermedad.

Desafortunadamente re descubro que muchos médicos se mueven más por lo económico que por la atención a sus pacientes… confío en que encontremos el endócrino con el que hagamos click como con mi Gine.

Ahora estamos aplicando todos los cuidados y cambios de hábitos sobre todo alimenticios (que realmente no son tantos) no acostumbramos los refrescos ni comida chatarra así que aunque de nuevo mi rutina diaria cambia y necesito más horas al día pero pronto tomaremos nuestro ritmo. Por último sólo me queda contarles que los niveles de glucosa, colesterol y triglicéridos están más que controlados por lo que ya nos detuvimos, respiramos y ahora seguimos adelante 😀

PD. El embarazo sigue viento en popa… ya no falta tanto para irme de incapacidad y eso ayudará bastante en nuestra nueva rutina 😀

findepost

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: