h1

Crónica de un destete anunciado

enero 15, 2013

Hace tiempo les había platicado que la nena había “decidido” su destete… que de  un día a otro habíamos dejado las tomas diurnas y demás… pues resultó que siempre no :)… pasaron algunos días y de nuevo pidió su lechita en envase original. Realmente no teníamos problema por el tiempo que durara nuestra lactancia, aunque si sentía que poco a poco la producción iba disminuyendo… realmente lactaba por la noche antes de dormir y si no lograba conciliar el sueño durante la siesta… si es que estábamos juntas.

Con la noticia del nuevo bebé sabía que no habría problema en que siguiéramos adelante, pero también había días en que ya no me sentía igual de cómoda alimentando a la nena… mi cuerpo estaba sensible, ella también porque en esos días noté que la producción había bajado un poco más… finalmente platicando con mi esposo vimos que sería un buen momento para dejarlo paulatinamente… la nena pedía menos y unos días después de platicarlo me decidí a platicar con la nena y decirle que esa noche sería la última vez.

Básicamente le dije que me había hecho muy feliz alimentarla con mi cuerpo ese tiempo, que cuando ella estaba por llegar, mi cuerpo se preparó para que cuando estuviera con nosotros tuviera el mejor alimento y ahora que su hermanit@ estaba en camino debía prepararme de la misma manera que hice con ella… por lo tanto esa noche sería la última vez que podría tomar su “titi” y que si necesitaba abrazos, besos o consuelo para dormir o cualquier cosa estuviera segura que los recibiría con mucho gusto.

Esa noche lacté a mi niña por última vez… no hubo llanto, sufrimiento ni reclamos :)… aunque confieso que como teníamos tomas inconscientes durante la noche me preocupaba que siguiéramos haciéndolas sin darnos cuenta jujuju… pasaron varios días y poco a poco la leche se fue… sin molestias ni dolores. Definitivamente me quedo con un excelente recuerdo de nuestra lactancia que aunque no inició como había soñado me ha dejado la satisfacción de darle a mi hija el mejor de los alimentos. Ser madre trabajadora y lactar es posible… pero requiere de tener mucho apoyo en todos lados… casa, trabajo, amigos etc. Ahora que ya han pasado unos mesesitos desde que terminamos hay días en que la nena toca mi pecho o se pone en posición de lactar sobre todo cuando nos terminamos de bañar pero enseguida pone cara de traviesa y suelta la carcajada…  ha visto que sus primas pequeñitas lactan y dice “titi”… así es que de repente también le suelto el comentario que cuando llegue su hermanit@ tomará su “titi” igual que ella :).

Confío en que esta vez tendremos un mejor comienzo y que al igual que la nena tengamos una lactancia feliz…

findepost

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: