h1

Un post de peso…

agosto 28, 2011

Este post es para expresar lo que supongo que todas las mujeres sentimos de alguna u otra forma en relación a nuestra imagen corporal; un poco largo pero espero bastante entretenido. Si llegan al final no dejen de comentar. 😀

Resulta ser que soy “bajita” y que en mi adolescencia fui deportista por lo que mi complexión siempre me mantuvo en un estatus delgado saludable (aunque me encontraba por debajo de mi peso), entonces llegó la universidad y en el primer año me hice acreedora a 10 kg extras o_O…. si, 10kg lo que me mantuvo durante toda la carrera en 57kg (nada descabellado según las tablas de nutrición estatura peso).

El paso de la universidad a la vida laboral también fue un poco brusco, las distancias impidieron que pudiera seguir haciendo deporte (natación) y aunque no subí más de peso el cambio se nota, el cuerpo deja de hacer resistencia con la gravedad y las chucherías hacen lo suyo :P, al final del primer año de mi vida laboral sufrí de apendicitis (oh!! bendita) me ayudó a bajar 7 kg yujuuuuu!!! unas semanas de reposo y recibo el año con nuevo empleo [no hay mal que por bien no venga].

Partamos de aquí… ingreso a mi nuevo empleo con 50kg, 6 meses después Migue y yo nos vamos a vivir juntos (yo con 53kg), terminando ese año llego a la maravillosa suma de 58kg (nunca había pesado tanto!!!) algunos meses después nos decidimos y fuimos a un nutriólogo en 3 meses bajé 7kg… fiu!! 51 de nuevo; dejamos al nutriólogo y como lo que no cuesta no se cuida de la misma forma vaaaaamos de nuevo para arriba 57, 58kg a finales del 2008 :(.

A principios del 2009 fuimos con nuestra antigua ginecóloga, la que nos dió un tratamiento para ayudarnos a embarazarnos “más rápido”; yo le decía que los medicamentos me hacían sentir inflamada y además estaba subiendo de peso, ella aseguraba que era mi ansiedad por embarazarme lo que hacía que comiera de más y la consecuencia pues era esa :S, ese año nos casamos formalmente y aunque todos me decían que la novia siempre baja de peso por los nervios a mi no me sucedió (tal vez nunca estuve nerviosa ja’); todo el 2009 sólo veía como mi ropa quedaba más y más ajustada, cambié de talla y verme frente al espejo no era nada agradable y bueno que decir de las fotografías que quedarán para la posteridad.

Comenzamos el 2010 con la mejor noticia recibida en el mundo mundial seríamos papás!!! y yo pesando la vergonzosa cantidad de 62 kg oooh HORROOOR!!!, lógico todo el mundo te dice que te ves super bien, que el embarazo le cae de maravilla a todas las mujeres, eso si mejor ve despidiéndote de tu ropa anterior porque es super difícil volver a tu talla de “antes”. Así disfruté mi embarazo, los antojos (realmente pocos pero sustanciosos :P, fruta con chile, smothies y cosas muuuy frías), aunque no me puse una dieta estricta subí 1 kg por mes nada mal pero hagamos cuentas…. terminé el embarazo con 71kg…. qué QUEEEEÉ!!… aunque todos me dijeron que me veía super bien y me lo creí XP, ahora que veo las fotos pues no las veo tan bonitas verdad jujuju. Eso sí, hice caso del olvida toda tu ropa y casi que hice una hoguera con ella.

Durante el post parto y gracias a la lactancia recuperé el peso con el que comencé el embarazo después de 3 semanas, hasta ahí ya me daba por bien servida, pero el tiempo fue pasando y de repente la báscula comenzó a marcar 58 (aquí ya daba saltos de alegría) 55!!! después de casi 3 meses… yo como pavo real 52 a los 6meses (aquí comienzan a llegar los comentarios de: – comeeee!!! estás super flaca, ya confiesa que estás haciendo), el tiempo ha pasado y ahora a punto de llegar a los 11 meses estoy en 49kg!!! casi lo mismo que cuando comencé la universidad!!!

Se acuerdan de la ropa que descarté? la extraño horrores y a decir verdad no he comprado ropa nueva porque tengo “miedo”, porque no hay día que pase sin que alguien mencione que estoy MUY flaca y que deje de adelgazar; cuando me preguntan que hice les digo, comencé el embarazo con sobre peso y por eso se nota más (es la verdad cierto?), en cuanto me escuchan decir que sigo lactando a Sofi el comentario cambia a…. -Aaaaahh!!! pues con razón- y se maravillan de que aún tenga leche;  pero entre la incertidumbre de como va a reaccionar mi cuerpo cuando termine nuestra lactancia y el nuevo temor a los comentarios tipo -“te acuerdas que bien te veías cuando Sofi iba a cumplir su primer año?”- hace que me llene de pánico escenico.

Además siempre he sido pésima a la hora de comprar; y  traigo tatuados algunos comentarios  en relación al peso, tallas y el “bien vestir”, así que por favor si se enteran que en México van a hacer un programa tipo “No te lo pongas” por ahí me nominan sale?

Anuncios

5 comentarios

  1. Jajaja…. No sabes come me hizo reír las lineas que acabo de leer, y no sé si es por la forma en que lo cuentas o por que también me ha llegado a identificar con muchas de las cosas que escribes, no cabe duda que la lactancia hace maravillas y que si bien es cierto que el “bien vestir” es algo que caracteriza al ego de las mujeres, ya muchas quisieran poder lactar y seguir haciéndolo a los once meses para verse más esbeltas. Afortunadamente nunca he tenido sobrepeso y el embarazo lo comencé dentro del peso según mi estatura, tampoco tuve sobre peso en el embarazo pero si me agobiaba el que todos te decían “No, pues muy complicado llegar a tu peso después de un embarazo”, pero ahora ¿como les explico que ya estoy hasta por debajo de el?, bueno esperemos el destete a ver como nos va.


    • Gaby… que gusto que compartamos el mismo “dolor” :P… 8 meses con Vale se dicen fácil, sabes me acuerdo de un capítulo de esposas desesperadas donde Linette sabotea la lactancia de una compañera de trabajo, la chica en cuestión llevaba lactando creo 5 años y era la envidia de todos porque estaba super delgada después de un hijo. El destete es todo un tema, pero de ese ya hablaremos otro día 😀


  2. Jajajaj mi historia es similar y espero tener un desenlace como el tuyo. Digamos que yo siempre he sido más bien de “curvas”, mucha pompa, muslo y busto. Siempre pesé entre 53 y 55 kilos (mido 1.60), pero en mayo de 2010 me sometí a una cirugía del cuello de la matriz y a raíz de eso comencé a subir horrores, hasta que llegué a 63 kilos, lo máximo en mi vida. Comencé con dietas, llevaba como 1 mes y notaba que no bajaba tanto y no entendía por qué. Se nos presentó un viaje a Europa a mi esposo y a mí y decidí suspender la dieta por esas dos semanas, ya que un viaje al otro lado del charco y a dieta no estaría padre. Al regresar, nos encontramos con la gran noticia de que estaba embarazada. Por un lado, alegría total; por otro, preocupación total. Durante el embarazo, aunque mi madre me advertía que me cuidara, poco me importó y decidí disfrutar de los antojos (como siempre lo hago) ya que soy súper chocolatera y panera, resultado….. 86 kilos!!! Síiii 23 kilos subí!!! Nadie lo podía creer y aunque según ellos no se me notaba.. por Dios.. ¿dónde escondía esos 23 kilitos?
    Ahora, a tres meses y medio del nacimiento de mi hijo ya bajé 20 kilos, me faltan 3 para llegar al peso con el que inicié el embarazo, pero otros 10 para llegar a mi peso. Aunque la lactancia me ha ayudado mucho, debo confesar que estaría más delgada si no fuera tan débil ante mis antojos.. ni modo.. qué se le hace!! soy hormiga jajaj!


    • MIlkymom… No dudes que bajarás aun más, la verdad es que yo como de todoooo y soy chatarrera a morir (amo las frituras, dulces en fin) confieso que como unas 3 bolsitas de papas a la semana, pero también soy amante de las frutas y verduras, no muy amiga de los refrescos me llevo super bien con el agua de frutas pero no tanto con la simple, y no sé si ya llegaste a ese punto pero de repente da un hambre voraz!!! así que uno come y come y come… hasta que llega la siguiente toma 😛 eso de la alimentación en la lactancia da mucha tela de donde cortar.

      Me da gusto que se hayan sentido identificadas y que el exponer mi puerquecito haya servido de buena referencia.


  3. Creo que a todas nos pasa eso, por un lado super felices con el embarazo pero siempre pensando en cómo vamos a quedar. A mi lo que siempre me retumbaba en la cabeza eran los comentarios de las tías “gorditas” que me veían y decían ” yo estaba igual de flaquita que tú hasta que tuve a mis hijos” ufff que miedo pensar en quedar igual que ellas asi que decidí no eliminar mi ropa para motivarme y bajar de peso lo antes posible. Cada mes la nutrióloga me regañaba porque no subía de peso pero en verdad, no me entraba mas comida, al final logré subir los 10-12 kilos reglamentarios 😀
    Yo creo q tardé como 7 meses en recuperar el mismo cuerpo de antes y para estas fechas me queda la misma ropa de antes del embarazo, eso si, a darle a las abdominales para tonificar pero de ahí en fuera yo encantada. Me da mucha hambre, a veces como al parejo de mi novio (mucho mucho) pero definitivamente la lactancia ha ayudado bastante. Y en cuanto comience el destete es seguro que empezaré a cuidar la cantidad y calidad de mi comida porque sino…a engordar. La verdad soy super vanidosa y me gusta ser una mamá que se siente bien consigo misma y con su cuerpo, soy feliz con mi ropa “viejita” y además me ahorré mucho dinero en nuevo guarda ropa!!!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: