Archive for 17 junio 2011

h1

peripecias de una madre trabajadora :(

junio 17, 2011

Bueno esta si solo es una mini entrada de desahogo; resulta que trabajo algunos domingos del mes, en la empresa tenían programada una visita a nuestra planta de impresión (a 3 hrs de aqui en carretera), yo esperaba que fueramos un lunes que me tocara trabajar (si trabajo domingo, descanso lunes) pero no :(… me toca estar tooodo el domingo en la oficina, llegar de madrugada a casa y levantarme luego luego para regresar a la oficina para ir a la “visita” y el martes de nuevo a trabajar semana normal .

Lo que más me duele es que eso significa pasar 2 días consecutivos sin mi niña, en fin esperemos que no sea una semana muy pesada…

h1

Y dos meses 1 semana después sucedió….

junio 6, 2011

Creo que cuando llegue el momento esa será la frase que utilizaré para explicarle a Sofi nuestra lactancia, pero como supongo que un falta algo de tiempo y hay que ir practicando primero se las cuento a ustedes.

La sorpresa más grande que tuve después del nacimiento de Sofi fue… que a pesar de haber tenido un nacimiento natural, respetado y un sinfin de cualidades las cuales una madre primeriza creería que garantiza una lactancia exitosa….mi niña no aceptó mi pecho al momento, no nos separamos pero ella no lo quiso. Pasó algún tiempo (2 horas como mucho), intentos, intentos y nada. En el hospital frente a mis ojos y con jeringa recibió su primer toma de fórmula.

Llegamos a casa al día siguiente de su nacimiento, seguimos intentando y nada; así como llegamos abrimos el extractor de leche, hoy mi gran aliado y literalmente mi compañero de trabajo jujuju. Me familiaricé con el extractor y comencé a utilizarlo ese mismo día; al principio obtenía unos cuantos mililitros de calostro que no valía la pena siquiera ponerlos en un biberón, por lo que los juntabamos con una jeringa y así se los ofreciamos a Sofi, ella los bebía muy contenta y si de plano veíamos que de verdad se quedaba con hambre y la estimulación del extractor no era suficiente, después de intentar que tomara mi pecho, complementabamos con formula. Muy pronto llegó la leche, yo extraía mientras Sofi dormía, y cuando despertaba intentabamos que tomara mi pecho, si después de intentarlo no lo lograbamos entonces le daba mi leche en biberón (creo firmemente que el momento de la comida debe ser un gusto para todos no un martirio) y el que mi niña bebiera mi leche aunque fuera en biberón me tranquilizaba bastante, aunque no por eso dejara de sentirme mal porque mi nena no bebiera del envase original.

Llegó la primer consulta al pediatra, bajó un poquito de peso, lo normal, nada de que alarmarnos; a pesar de que no tomara su leche directamente el pediatra me felicitó, y nos motivó a seguir intentándolo. Pasaban los días y Sofi seguía sin tomar mi pecho, hablé  a La liga de la leche pero al menos a mi no me sirvió de nadita, no me dijeron nada que no estuviera ya intentando y ni empatía me hicieron sentir, así que mis días transcurrian en mientras Sofi dormia extraer leche (solo alcanzaba ir 1 toma adelante de ella), mientras estaba despierta, la atendía, jugabamos etc. Cerca del día 10 tuve una tremenda congestión en el pecho izquierdo, al intentar ponerla a mi pecho veía literalmente estrellitas del dolor, el roce de la ropa era insoportable, Miguel me ayudaba a atender a la nena en lo que yo trataba de mejorar con fomentos de agua tibia y extracciones super dolorosas.

La congestión pasó rápido por fortuna y los días fueron pasando y el tiempo de volver al trabajo se acercaba, Sofi estaba cada vez más activa y demandante, por lo que hubo días en que no me dejaba literalmente sacarme leche, ahí me tienen con la ropa mojada, mi niña en brazos llorando y teniendo que preparar un biberón lleno de culpa. Llegó el día de volver al trabajo (50 días después) así que comencé a dividir mi hora de comida y algún momento extraordinario para extraer mi leche. Pero era obvio que la estimulación no era la misma así que de producir unas 20 oz. al día pasé a obtener solo 9; entré en pánico no quería dejar de darle su leche a mi nena, encontré otra asesora de lactancia, fuimos a verla, nos escuchó y nos preguntó que era lo que queríamos, -lograr que se pegue a mi pecho-  le dije, ella nos contestó que sería un trabajo de mucha constancia y que seguramente sería largo por la edad que tenía Sofi, me preguntó que era en lo que tenía más dudas y le dije en las posturas, y así partimos, me explicó como poner a Sofi al pecho… Sofi se acercó, me olió, sacó un poco su lengua y de repente como por arte de magia tomó mi pecho.

A partir de ese día las cosas se han vuelto más fáciles, nuestras noches han mejorado bastante, si tiene hambre comienza a moverse, despierto un poco, la acerco a mi pecho y a seguir durmiendo; en el trabajo hago una o 2 extracciones al día según que tanto trabajo tenga (pero estoy segura que mucho de nuestro éxito depende de estas extracciones), esa leche es la que toma Sofi al día siguiente, lo que falta lo hace con sólidos y fórmula; cuando estamos juntas es LM a demanda, en cuanto llego de trabajar me pide estar con ella. Llevamos poco más de 8 meses lactando, decidí llevar mi lactancia un día a la vez, así que no sé cuanto más ni como seguiremos, mientras tanto solo nos preocupamos por disfrutar nuestro tiempo madre e hija :D.

Aún hay más por contar pero lo dejaremos para un próximo post… si no… que les voy a platicar después :D.

h1

Costumbres…

junio 4, 2011

Una de las cosas que queremos inculcarle a Sofi es por supuesto el amor que nos tiene Dios, el amor que tenemos hacia ella y el amor a nuestra familia.

Cuando pintamos su recámara pintamos en toda la pared la oración del angel de la guarda, aparte de que se ve muy bonito, la leemos juntas muy seguido. Ahora… desde que Miguel y yo eramos novios tomé por costumbre al despedirnos darle siempre su bendición, creo que no hay día que al despedirnos no lo hagamos :D, pero me emociona mucho que día a día Sofi va tomando conciencia de este pequeño ritual. Al despedirme de ella le doy su bendición y me da mucha ternura que siempre al finalizar la señal de la cruz me regala una sonrisota!!

También se queda muy atenta mientras nosotros nos damos nuestra bendición; detalles como este pasan desapercibidos para muchas personas pero para mi son invaluables. Huuuy hay tanto que compartir!!!